¿Qué trámites se llevan a cabo en la venta de pisos de segunda mano?

La compra y venta de pisos de segunda mano requiere de unos trámites concretos que suelen comportar grandes cantidades de papeleo.

Antes de la compra es importante hacer la reserva o precontrato, es decir, un documento privado entre el vendedor y el comprador para efectuar dicha reserva de la vivienda. No es un trámite obligatorio, pero es muy habitual, independientemente de si es entre particulares o de si el vendedor es un promotor. Normalmente se acompaña de una paga y señal. Aunque es un contrato privado siempre tiene que haber una validez jurídica y, por lo tanto, las dos partes están obligadas a cumplirlo.

Antes de firmar es importante tener en cuenta que si es una venta de pisos entre particulares tienes que cerciorarte de que todos los propietarios del inmueble han firmado, para evitar problemas a posteriori. Una vez firmado, asegúrate de haber pedido los siguientes documentos; cédula de habitabilidad, certificado energético, DNI, nota simple, IBI pagado y asegúrate de que no hay deudas pendientes.

Y los trámites de compra de una vivienda, es decir, el proceso de compra venta se basan en:

Contrato de arras; consiste en un contrato con el que el comprador entrega al vendedor una cantidad de dinero en forma de paga y señal, que se descontará del precio total de la vivienda. La cantidad suele rondar un 10% del valor total del inmueble.

Las arras más comunes son las penitenciales, las cuales determinan el precio que hay que pagar por cada parte en caso de que se anule la operación de compra venta de la vivienda, en la que el comprador perdería el importe acordado y el vendedor, por su parte, debería abonar el doble de lo pagado si es él quien cancela la venta de pisos.

En cuanto al notario, deja constancia del cambio de propietario del piso y de todas las nuevas condiciones de venta, mediante la elevación del contrato a escritura pública.

Después de este paso deberás pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) durante los 30 días posteriores a la venta y la cuantía va a depender de cada comunidad autónoma, aunque se sitúa entre el 4 y el 10%.

El comprador es quien se hará cargo de los gastos notariales. El propietario, en cambio, debe hacerse cargo de la plusvalía municipal 30 días después, como máximo, después de realizar la escritura pública de compra venta y la plusvalía fiscal, es decir, el incremento del patrimonio que consta en la declaración de la renta del ejercicio fiscal en el que se transmite la propiedad.

Fincamps, expertos en la venta de pisos

En Fincamps somos especialistas en la venta de pisos y podemos ayudarte con todos los trámites que necesites, durante el proceso de compra venta de inmuebles.

Leave A Comment